X-Frame-Options: SAMEORIGIN

Hurra por el nuevo Medio Oriente

Hurra por el nuevo Medio Oriente

Hurra por el nuevo Medio Oriente

Opinión: Queríamos un cambio en la región y se está gestando ante nuestros ojos. Sin embargo, los detractores, algunos del lado israelí, exigen que sigamos por un camino que les ha fallado a los palestinos durante décadas.

A menudo nos preocupamos por trivialidades en la medida en que luchamos por ver un panorama más amplio.

La visita oficial de la delegación israelí a los Emiratos Árabes Unidos, volando por los cielos de Arabia Saudita en un avión de El Al con permiso del reino, es un día de celebración para Israel.

Queríamos un nuevo Medio Oriente y aquí está, tomando forma ante nuestros ojos.

Nos habría gustado que los palestinos se hubiesen unido a nosotros. Nos habría gustado ver izar banderas israelíes en Ramallah.

Esto aún no ha sucedido, pero tampoco es razón suficiente para lamentar que la bandera israelí “solamente” haya sobrevolado el territorio saudí y no hubiese estado izada sobre él.

Los críticos insisten en que no ha sucedido nada demasiado dramático si se toma en cuenta que Israel ha mantenido vínculos no oficiales durante muchos años con los estados del Golfo.

Ya visité Bahrein y Catar, en la década de 1990, e incluso viajé a Yemen, pero luego estalló la segunda Intifada y todo se detuvo de golpe.

Todos los lazos que estaban abiertos se volvieron encubiertos o simplemente dejaron de existir. Los enemigos de la normalización gobernaban y los palestinos, eternamente obstinados, dictaban políticas.

Los defensores de la normalización han levantado la cabeza, no por su amor por Israel, sino por sus propios intereses.

Esto es maravilloso. Ojalá los palestinos también pudieran unirse y actuar en su propio interés, pero prefieren actuar contra ellos mismos. Se ha convertido en una segunda naturaleza para ellos y, aunque nos duele, a ellos les duele mucho más.

“¿De qué se trata todo este alboroto? Después de todo, los Emiratos Árabes Unidos son una dictadura”, vociferaron algunos críticos.

Encuentro graciosa tal afirmación, ya que fueron los mismos que menospreciaron al ex presidente de los Estados Unidos, George Bush, mientras intentaba difundir el buen evangelio de la democracia y reflexionaba sobre quién lo había puesto a cargo.

Ahora, los eternamente descontentos le están haciendo la misma pregunta a Israel.

Entonces, ¿qué sugieren que hagamos? ¿Romper los lazos con Egipto y Jordania también? Después de todo, tampoco son democracias.

Estas son las mismas personas que se revuelcan en el barro palestino y nos predican sobre la necesidad de reconciliarnos con Hamas, porque esto es importante, y las afirmaciones sobre su falta de democracia son sólo una mala excusa para evitar el compromiso y la paz.

De hecho, tienen un buen punto sobre los palestinos. No deberíamos preocuparnos demasiado por la clasificación de la entidad palestina en la escala de democracia. Así que deberían hacernos un favor a todos y dejar de quejarse de otros regímenes árabes.

¿Es esta tendencia dentro del mundo árabe real, o es simplemente un acuerdo entre líderes que no tiene nada que ver con la opinión pública árabe?

Todavía no hay encuestas que respalden esta suposición, pero el análisis de los medios árabes muestra claramente que algo está sucediendo allí y que no comenzó con el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos.

Aquellos que siguieron a la Institución de Investigación de Medios de Medio Oriente (MEMRI) a lo largo de los años saben que es un proceso.

Artículos que no hubiéramos soñado leer hace dos o tres décadas se publican hoy no sólo en sitios que operan en Occidente sino en los principales periódicos de los países árabes.

El destacado periodista saudí Mashari Althaydi escribió que los EAU alcanzaron un “logro histórico”.

El economista yemení Manahel Thabet publicó un artículo elogiando los logros científicos de Israel y pidió a los países árabes que cooperen.

No se están alejando de la causa palestina. Esto es algo mucho más importante. Es un cambio de actitud: paz a través de intereses mutuos y normalización, no mediante boicots.

Los detractores, incluso los de nuestro lado, siguen dando patadas, exigiendo que continuemos por el camino que les ha fallado a los palestinos durante casi un siglo, exigiendo más boicots y obstinación.

Son tan ciegos en su antagonismo hacia Israel que incluso apoyar a la coalición islamista Catar-Turquía-Hamás-Irán les parece normal.

Esto nunca ha funcionado, pero ¿qué diferencia hay? Son tan ciegos en su antagonismo hacia Israel que incluso apoyar a la coalición islamista Catar-Turquía-Hamás-Irán les parece normal.

Necesitamos más avances de este tipo con Sudán y Arabia Saudita, con Bahrein y Omán. Quizás incluso con Marruecos, donde los turistas israelíes ya viajaban sin escalas antes de que golpeara el COVID-19.

Este nuevo acuerdo no alejará más la paz con los palestinos. Todo lo contrario: les dejará claro que también deben cambiar de dirección.

Entonces, en términos históricos, la visita que comenzó el lunes es definitivamente un día festivo y, con suerte, aún están por llegar más días como éste.

Source: http://www.cciu.org.uy/news_detail.php?id=21842